web analytics

¿Qué son los dolores de cabeza cervicogénicos?

¿Qué son los dolores de cabeza cervicogénicos?
5 (100%) 1 vote

Los dolores de cabeza cervicogénicos son un dolor de cabeza frecuentemente subdiagnosticado que puede causar dolor no sólo en la cabeza sino también en los lados de la cara. Aunque muchas personas están familiarizadas con las cefaleas tensionales, las cefaleas en brotes y las migrañas, las cefaleas cervicogénicas pertenecen a una categoría propia que es menos conocida.

¿Qué son las cefaleas cervicogénicas?

Existen dos categorías de dolores de cabeza: primarios y secundarios. En un dolor de cabeza primario, el dolor de cabeza se origina en la cabeza misma. Los dolores de cabeza secundarios surgen debido a afecciones en otras áreas del cuerpo. Las cefaleas cervicogénicas son dolores de cabeza causados por dolor que se originan en el área cervical de la columna vertebral. Esto significa que los dolores de cabeza cervicogénicos involucran principalmente al nervio occipital, ubicado en la base del cráneo. El nervio trigémino que enerva los músculos faciales también puede estar involucrado en este tipo de dolor de cabeza.

La mayoría de los dolores de cabeza cervicogénicos son muy diferentes de otros tipos de dolor de cabeza en la calidad del dolor y la ubicación. Mientras que otros dolores de cabeza pueden tener dolor en la parte frontal y lateral del cráneo, los dolores de cabeza cervicogénicos se sienten en la base del cráneo e irradian desde el occipucio. Este dolor no aumenta al inclinarse hacia adelante y no se presenta con un aura (como en algunas migrañas).

Los medicamentos para la migraña generalmente no son útiles para este tipo de dolor de cabeza. Las víctimas cervicogénicas del dolor de cabeza también experimentan raramente náusea como efecto secundario. El diagnóstico de estos dolores de cabeza es generalmente por proceso de eliminación, pero si el tratamiento del dolor de cuello ayuda a aliviar el dolor de cabeza, puede ser un dolor de cabeza cervicogénico.

La incidencia de cefaleas cervicogénicas se estima entre un 2 y un 22%. Estos tipos de dolores de cabeza pueden ser mal diagnosticados como cefaleas tensionales. Cuando esto ocurre, los síntomas pueden ser tratados exitosamente, pero las causas subyacentes permanecen, lo cual significa que los dolores de cabeza volverán a ocurrir. Suele ocurrir algo así con la Mononucleosis

Causas de los dolores de cabeza cervicogénicos

Las causas de los dolores de cabeza cervicogénicos son diversas. Las causas agudas pueden incluir accidentes o lesiones (siendo los accidentes automovilísticos una causa común). Otras causas más crónicas pueden incluir:

Mala postura: La compresión o presión crónica de la columna cervical puede causar dolor en el nervio occipital.
Músculos débiles del cuello: Los músculos que no pueden soportar adecuadamente la cabeza o mantener la estabilidad del cuello durante el movimiento pueden provocar dolores de cabeza cervicogénicos.
Daños en los discos: La artritis, la edad o las lesiones pueden dañar las vértebras cervicales. La cicatrización inadecuada o el crecimiento óseo pueden ejercer presión sobre los nervios del cuello y causar dolor.

Cefaleas cervicogénicas: ¿quién está en riesgo?

Existen muchos factores de riesgo para los dolores de cabeza cervicogénicos, algunos de los cuales se pueden prevenir.

Fumar: Fumar aumenta el ritmo de degeneración discal y puede causar dolor en todo el sistema musculoesquelético, incluida la columna cervical.
Edad: Las personas mayores están en riesgo debido al desgaste natural.
Ocupación: Los que trabajan en trabajos en los que se pasan largos períodos sentados están en riesgo, al igual que los que tienen ocupaciones de alto impacto en las que las lesiones son comunes (por ejemplo, deportes profesionales, algunos tipos de construcción, pesca comercial, etc.).
Pobre sueño: La mala calidad del sueño debido a la mala postura del sueño es un factor de riesgo para este tipo de dolor de cabeza.
Falta de ejercicio: La debilidad de los músculos del cuello y el mal estado físico en general contribuyen al desarrollo del dolor de cuello de todo tipo, incluido el dolor que conduce a la cefalea cervicogénica.
Otros factores de riesgo pueden incluir el sexo, ya que las mujeres son más propensas a sufrir fracturas de las vértebras debido a la fragilidad de los huesos y a una nutrición deficiente.

Tratamientos para las cefaleas cervicogénicas

El tratamiento del dolor de cabeza cervicogénico depende de la causa del dolor de cabeza. Para tratar el dolor inicialmente, el médico puede recomendar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) de venta libre. Se pueden utilizar antiinflamatorios recetados para aliviar la presión sobre los nervios afectados.

Si el dolor es causado por daño a las vértebras, el médico puede recomendar un bloqueo nervioso o una inyección en la articulación facetaria para anestesiar el nervio causante del dolor. Para los discos protuberantes o herniados, el médico puede recomendar la extirpación del exceso de tejido que está ejerciendo presión sobre el nervio.

Para el dolor relacionado con los músculos del cuello que ejerce presión sobre el nervio, los relajantes musculares son una opción. Esta es una opción a corto plazo que debe ser seguida por otros ejercicios de fortalecimiento y alineación muscular para ayudar a sostener la cabeza y mantener la columna vertebral saludable.

Las terapias complementarias para los dolores de cabeza cervicogénicos incluyen biorretroalimentación, terapia de masaje, acupresión, acupuntura y atención quiropráctica. El especialista en control del dolor puede recomendar una o más de estas técnicas para aliviar el dolor y la presión sobre los nervios.

Prevención de las cefaleas cervicogénicas

La mejor manera de prevenir los dolores de cabeza cervicogénicos es mantener sanos los músculos y los huesos del cuello. La salud ósea comienza con una dieta saludable llena de alimentos ricos en calcio. El apoyo muscular para el cuello y la cabeza es imprescindible. Con ese fin, hay una serie de ajustes de estilo de vida que puede hacer.

Estirar: Si pasa el día trabajando en una computadora, tómese un tiempo libre para estirar el cuello, voltearlo lentamente y doblarlo hacia adelante y hacia atrás.
Fortalecer: El ejercicio de cuerpo completo diario, con un enfoque en los músculos de la parte superior de la espalda, puede ayudar a fortalecer los músculos del cuello.
Relájese: Mantenemos tensión en los músculos trapecio de la parte superior de la espalda, lo que puede provocar tensión y dolor en los músculos del cuello. Recibir un masaje en esta área puede ayudar a esos músculos grandes a liberar la tensión.
Que duermas bien: Elija una almohada que no sea de plumas que sea relativamente firme para mantener el cuello bien alineado y apoyado mientras duerme.

Dejar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.